Interior més enllà de la llei. Es presenta la querella col·lectiva contra l’actuació policial del 27M

(publicat originalment al blog de l’Assemblea de Sant Andreu del Palomar)


“Tensarem la llei al màxim”, va dir Felip Puig al maig. “Arribarem on permet la llei i una mica més enllà”. Més tard va rectificar i va assegurar que es limitarien a ser ben estrictes amb la norma, però les línies polítiques de la Conselleria d’Interior ja estaven marcades. Contra aquesta concepció de la policia fora de qualsevol mena de límits s’ha presentat aquest matí una querella criminal pels fets del 27 de maig. 56 persones agredides en l’intent de desallotjament de Plaça Catalunya, amb la col•laboració i el suport de la Coordinadora per a la Prevenció de la Tortura, la FAVB i la Comissió Penal de l’Acampada de Barcelona, es querellen contra el Conseller Puig, els comandaments polítics i policials i els policies agressors.  Leer más de esta entrada

Anuncios

Vells Llops de Mar

Can Maño, Barceloneta(publicat originalment al suplement Què Fem? de La Vanguardia. 29 de juliol)
(foto d‘Ibán. Can Maño)

Dels pescadors i els obrers del port als estudiants i turistes, així sobreviuen alguns dels restaurants i establiments històrics de la Barceloneta

 A Barcelona, caòtica i atrafegada com totes les ciutats que volen ser-ho, hom tanca els ulls i en tornar-los a obrir al local on hi havia una floristeria ara hi ha una botiga de roba que demà tornarà a ser floristeria. La Barceloneta, caramel turístic, ja fa temps que no és un barri industrial i portuari, en part perquè la indústria i el port vell ja no són el que eren, i en part perquè l’esbarjo i la gastronomia planen arreu, darrera del visitant de vacances i del barceloní de festa i de cap de setmana. Aquí, potser més que a altres barris de la ciutat, el paisatge comercial canvia contínuament i apareixen com bolets gelateries, botigues de queviures amb begudes fredes i bars de tapes pels dies de platja, que en certa mesura substitueixen els xiringuitos arran de mar desapareguts als anys noranta.

Però no tots els establiments són flamants; alguns, poquets, fa més de mig segle que van tirant, amb terceres i quartes generacions de la mateixa família que els regenten amb sort desigual. En alguns casos han hagut de canviar el local de dalt a baix per seguir amb el mateix negoci, d’altres mantenen només el cognom i el record del que va ser la botiga, altres són fidels gairebé rajola a rajola a la idea de l’avantpassat que el va obrir. Tots ells van aguantar la crisi del petit comerç del barri als anys setanta i vuitanta. En gairebé tots els casos els amos són conscients del privilegi que avui dia suposa tenir un establiment com el seu a la Barceloneta, on un local ben col·locat és un tresor valuosíssim per ells, és clar, però també pels clients i els visitants tafaners que aprecien la varietat del petit comerç.

Sense entrar a jutjar la qualitat o els preus que ofereixen aquests vells establiments –perquè no podem generalitzar i perquè cada un tindrà els seus punts forts i els seus punts febles- tots donen al visitant la sensació d’estar trepitjant un barri en el sentit fort i antic del terme. Tothom es coneix, qui més qui menys tothom participa a les festes populars, a la Festa Major i als Cors, i per la peculiar importància de la vida al carrer a la Barceloneta, si furguem una mica tothom ens podrà parlar de la tafaneria de set voreres enllà. Visitar aquestes botigues és bona cosa per saber com és aquest veïnat de cara al mar i imprescindible per saber com era. Són per tant recomanables si volem gaudir del barri fent-nos passar per gent del barri, per poder tornar a la ciutat llunyana vantant-nos d’un fals passat pescador.

Entre aquests establiments, els que destaquen pel seu nom Estació de França enllà acostumen a ser restaurants familiars, sia casolans sia de senyors, que com sembla evident ofereixen el que millor pot donar un barri com aquest: peix fresc i fruits del mar. Sense dubte, l’eix vertebrador de la restauració encarada al visitant i al turisme és el passeig Joan de Borbó, on s’apleguen terrassa rere terrassa desenes de llocs on demanar una paella o una safata de peixet fregit. Dos dels antics són el Perú i la Puda Can Manel.

Leer más de esta entrada

Tan fàcil com aturar un desnonament

(publicat originalment al blog de l’Assemblea de Sant Andreu del Palomar)
(foto: Xose Quiroga)

El mètode és senzill. Un grup de gent suficient per barrar el pas a tres o quatre funcionàries es planten davant la porta de la casa que es vol desnonar i s’impedeix que l’autoritat entregui els papers a la propietària de la mateixa. No cal violència ni centenars de persones; només obstaculitzar amb efectivitat el tràmit burocràtic kafkià rere el qual s’amaga la gran injustícia hipotecària. Quan el passat dimarts 7 de juny van voler deixar sense llar la Julieta, amb vint amigues i amics de Sant Andreu en va haver prou. Tal i com explica A destemps, a quarts d’onze del matí al carrer Ignasi Iglesias 42 van veure aparèixer un taxi del que van baixar quatre persones amb els papers de desnonament a la mà. Aquí és quan se li posa cara i ulls a la maquinària i la persona que fa diligències es defensa com pot dient que només fa de missatgera. I deixa anar els versos de El jardín prohibido: “lo siento mucho, la vida es así, no la he inventado yo”.

I com que hi ha un cert conflicte d’interessos, en tots els casos hi ha discussió; però ni que sigui perquè la funcionària o el funcionari en qüestió probablement vol marxar ràpid a casa, potser perquè en el fons entén el que passa, torna a agafar el taxi, sobre el que ha signat les actes, i se’n va per on ha vingut. El proper cop, quan el banc demani emprenyat que s’executi d’una vegada aquella hipoteca, potser vindran més, potser també vindrà la policia i donarà foscor i gravetat a una acció senzilla en el mètode, efectiva en els resultats i impossible de desmuntar, d’evident que és el què es reivindica.

Els desnonaments segueixen arreu i a Sant Andreu en tenim un altre la setmana vinent. Dimarts 14 a les vuit, al carrer Gran, 470, on el Matías i el seu fill ens esperen a totes i tots, per demostrar que la indignació no només no és buida sinó que pot donar resultats directes, palpables, en la nostra vida quotidiana.

Industria y lucha en cuatro siglas

(reportaje publicado originalmente en la sección Saberes del periódico Diagonal, en abril de 2011)

Empezó siendo empresa pública y operó en condiciones de semi-monopolio, acaba de cumplir su sexagésimo aniversario y cuenta hoy con una plantilla de más de trece mil personas. Obviamente no es cualquier cosa. Hablar de SEAT supone hablar, de una tacada, de buena parte de la historia industrial reciente del Estado español. Por eso y por la tradición reivindicativa de sus trabajadores, viendo lo que pasó y lo que pasa hoy en esta particular empresa podemos entender mejor la evolución de la lucha obrera y del sindicalismo en nuestro país.

SEAT cambió de manos en los ochenta, en plena crisis económica, en pleno reacomodo del capitalismo a la recién estrenada democracia liberal en España. Del acuerdo al que llegaron el régimen franquista y la italiana FIAT para fabricar utilitarios en pleno desarrollismo ya no queda nada y ahora es Volkswagen la que desde Alemania impone los cambios, los ritmos y las necesidades de producción. Existen actualmente dos plantas en Martorell, donde se concentra el grueso de la producción, y una en la Zona Franca, que en tiempos fue la única, a las que hay que añadir dos empresas más del Grupo SEAT. Hoy la plantilla, presionada quizá más por la amenaza de la crisis que por la crisis en sí, fabricará el Audi Q3 a cambio de una congelación salarial. Volkswagen puso esta condición a los trabajadores para traer el modelo a Barcelona. La decisión se votó en referéndum, pero con tan poca participación que algunos sectores, como la CGT, no lo consideraron válido. Las fuentes entrevistadas aseguran que en realidad la empresa ya sabía en 2007 que el Q3 se haría aquí.

Leer más de esta entrada

La otra población activa

(reportaje publicado originalmente en la sección En Movimiento del periódico Diagonal, en febrero de 2011)

Nova oficina de Treball de La Seu d’Urgell(foto: Generalitat de Catalunya)

La asamblea de paradas y parados de Barcelona, surgida de las campañas de 2009 contra la crisis, reclama a la administración o trabajo o prestaciones sociales dignas

Con la emergencia de la crisis algunas de los problemas inherentes al capitalismo se hacen más patentes y se agudizan los conflictos. Bajo el espejismo del pleno empleo, el desierto del paro, que a finales de 2010 afectaba según los datos de la EPA al 20,33% de la población activa, es la consecuencia más agresiva de una forma de producir en la que los trabajadores son considerados una mera cifra más en el cálculo de los costes de la empresa. En este contexto las asambleas de parados han resurgido como iniciativa de movilización que ya actuaron en otros momentos críticos.

Tres hombres de mediana edad nos reciben por la mañana en un centro cívico en pleno barrio de Sant Pere para explicarnos cómo funciona la asamblea de Barcelona. Uno de ellos, impulsor de esta iniciativa dos años atrás, ya está jubilado, pero recalca la importancia de la solidaridad entre colectivos y de las compañeras y compañeros con empleo que apoyan sus reivindicaciones y participan en sus acciones porque saben que el paro no es solo un problema de las personas desempleadas. Fuera, en la calle, sigue el ajetreo comercial, que en ocasiones eclipsa la situación económica de cada vez más gente sin nada que hacer por las mañanas.

Leer más de esta entrada

Seguimiento de la huelga sobre todo en el sector público

(crónica de la huelga del 27-E, publicada originalmente en la web del periódico Diagonal)

CGT informa que en TMB (Transportes Municipales de Barcelona) se ha llegado hasta el 40% de huelguistas.

Según informa CGT de Catalunya, como sindicato convocante, el paro ha tenido una incidencia importante en los autobuses y metro de Barcelona, con un seguimiento del 40% y el 20% respectivamente. También ha habido participación y movilizaciones en otros ámbitos de la administración pública, como los ayuntamientos de Barcelona y de otras localidades del área metropolitana, universidades como la Autónoma de Barcelona o la Politécnica de Catalunya y el servicio de Correos en varias localidades. En la industria, según CGT, ha habido seguimiento en empresas como Seat, Roca, Gearbox, Pirelli o Nestlé, aunque no se dispone de datos de participación. El paro apenas se ha percibido en el comercio.

Durante toda la mañana ha habido piquetes informativos en distintos pueblos y ciudades de Catalunya, especialmente del área metropolitana de Barcelona. En Lleida se ha celebrado una bicicletada popular que estaba previsto que finalizara con una barbacoa. En Torredembarra, han aparecido bloqueados los accesos al ayuntamiento y a distintos comercios, en apoyo a la huelga. En Terrassa se han okupado una oficina de La Caixa, ahora desalojada, y las sedes de CCOO y UGT. Según informa Europa Press, en Tarragona se ha okupado también una sede del PSC. No es el único lugar en que dicho partido ha sido objetivo de la reivindicación: en Barcelona un piquete ha entrado a la sede electoral del alcalde Jordi Hereu para colgar pancartas y dejar panfletos.

A mediodía piquetes de los barrios de Barcelona y de distintas poblaciones del área metropolitana se dirigían hacia el centro de la capital para participar en el piquete central convocado a las 12.30 en la Plaza Sant Jaume, donde se encuentran tanto el Palacio de la Generalitat como el Ayuntamiento. En la Meridiana, a la entrada de Barcelona, los Mossos han dispersado violentamente a un piquete que, también camino al centro, había cortado la vía. Otro de los piquetes que se dirigían a Sant Jaume era el de Parques y Jardines del ayuntamiento de Barcelona, que tras una protesta en la sede de su departamento, también ha cortado el tráfico en la calle Pau Claris

Una vez en la plaza Sant Jaume, el piquete unitario, con aproximadamente cuatro centenares de personas reunidas, se ha dirigido por la Via Laietana hacia el edificio de Correos. A medio camino, han parado ante la sede nacional de CCOO y UGT en protesta por la postura de estos dos sindicatos ante la crisis y por no adherirse a la huelga. El piquete se ha disuelto algo más tarde.

Los piquetes  siguen en el resto de Catalunya y, a última hora, nos han informado de la detención de dos huelguistas en Montcada i Reixach. Por la tarde podrá medirse el impacto de las protestas a través de las distintas manifestaciones convocadas en distintos puntos de los Países Catalanes. Así, en Barcelona está convocada a las 17.30 en el cruce del Paseo de Gràcia con la Avenida Diagonal. A la misma hora, en Girona, en el edificio de correos de Jaume I. En Lleida es a las 18 y en Tarragona a las 19. La CNT ha convocado otra en la plaza Universitat de Barcelona a las 19.

La Rimaia: conocimiento mutante en las entrañas de Barcelona

(reportaje publicado originalmente en la sección En Movimiento del periódico Diagonal, en octubre de 2010)

La Rimaia(foto: Carlos Alonso)

En la Ronda de Sant Pau de Barcelona a tiro de piedra del Paralelo, en la entrada de un local diáfano en una finca a medio edificar, una mesa rebosante de volúmenes detiene a los paseantes, turistas o no, al reclamo de libros gratis. Las personas sentadas a las mesas dentro del local, discutiendo de cualquier cosa, dan la bienvenida a los curiosos, bajo la enorme pancarta que cubre la fachada del edificio. Allí está La Rimaia, una de las universidades libres de Barcelona, quizá la más céntrica de todas.

Origen y desalojos
El curso 2008-2009 fue especialmente activo para los universitarios catalanes. Culminaba el ciclo de movilizaciones contra el Espacio Europeo de Educación Superior y tras las pancartas del “No a Bolonia” emergieron nuevos grupos, nuevas experiencias y afinidades, de entre las cuales surgiría el centro social La Rimaia.

En diciembre de 2008 un grupo de estudiantes de la Universidad de Barcelona okupan su rectorado y de ahí nace la idea de montar unas jornadas para plantear alternativas a la universidad, en las que participan más de cien personas. El éxito del evento y la solidez y lo numeroso del grupo –que ha crecido y aglutina perfiles muy distintos, incluyendo estudiantes universitarios y de instituto- les hace plantearse dar un paso más, continuar con el proyecto colectivo y okupar un edificio en la calle Casanova 17, de Barcelona. En un primer momento, las ideas que habían germinado durante la ocupación del rectorado fluían individualmente pero aún no se habían puesto en común. Fue entonces cuando se decidió que aquella casa okupada iba a ser un centro social dedicado en cuerpo y alma a la creación y difusión de conocimiento, desde una perspectiva pedagógica y política muy crítica con la institución universitaria convencional.

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: