La otra población activa

(reportaje publicado originalmente en la sección En Movimiento del periódico Diagonal, en febrero de 2011)

Nova oficina de Treball de La Seu d’Urgell(foto: Generalitat de Catalunya)

La asamblea de paradas y parados de Barcelona, surgida de las campañas de 2009 contra la crisis, reclama a la administración o trabajo o prestaciones sociales dignas

Con la emergencia de la crisis algunas de los problemas inherentes al capitalismo se hacen más patentes y se agudizan los conflictos. Bajo el espejismo del pleno empleo, el desierto del paro, que a finales de 2010 afectaba según los datos de la EPA al 20,33% de la población activa, es la consecuencia más agresiva de una forma de producir en la que los trabajadores son considerados una mera cifra más en el cálculo de los costes de la empresa. En este contexto las asambleas de parados han resurgido como iniciativa de movilización que ya actuaron en otros momentos críticos.

Tres hombres de mediana edad nos reciben por la mañana en un centro cívico en pleno barrio de Sant Pere para explicarnos cómo funciona la asamblea de Barcelona. Uno de ellos, impulsor de esta iniciativa dos años atrás, ya está jubilado, pero recalca la importancia de la solidaridad entre colectivos y de las compañeras y compañeros con empleo que apoyan sus reivindicaciones y participan en sus acciones porque saben que el paro no es solo un problema de las personas desempleadas. Fuera, en la calle, sigue el ajetreo comercial, que en ocasiones eclipsa la situación económica de cada vez más gente sin nada que hacer por las mañanas.

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: