¿Quién dibujó la biblia de Silk Spectre?

(publicado originalmente en el fanzine Tonterías del Rock, en mayo de 2009)

(foto: TijuanaBibles.org)

The Tijuana Bibles weren’t a direct inspiration for most of us; they were a precondition. Art Spiegelman, aunque pudo ser otro.

Desde que por primera vez en la historia un tal Antonio de Nebrija reclamara los derechos de su obra -según leemos en la Wikipedia española-, decenas de miles de hijos de puta hemos firmado alguna vez nuestras creaciones perdiendo la oportunidad de convertirlas en algo superior, en obras misteriosas y universales a la vez. La autoría es pura cuestión de negocio o en el mejor de los casos un cable que se les echa a los críticos, que de otro modo se perderían el filón de las referencias y el recurso a citas cultas como las que encabeza este artículo.

Todo el mundo sabe que los mejores chorizos son los que no tienen envoltorio plástico ni marca alguna y en los Estados Unidos de la ley seca, en una fecha indeterminada en un lugar desconocido, alguien empezó a producir cómics guarros como chorizos. Eran unos papelillos anónimos, del tamaño de media postal, en los que en apenas ocho páginas se narraba una escena de sexo explícito con personajes famosetes del cómic, del cine o de la política internacional. Como Cary Grant metiendo su polla dura en el culo de un señor, o Gandhi lamiendo coños porque ya no se le levanta, o Wimpy, el de Popeye, dando por detrás a la criada mientras se come una hamburguesa.

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: