Cuatro violentos, cuatro violencias

(foto: Albert Gea. Reuters)

Avui, molts liberals, quan s’encaren als esclats violents com el recent pillatge als suburbis de París, i pregunten als pocs partidaris de l’esquerra que encara desitgen una transformació social radical “¿No sou vosaltres qui heu fet això?, ¿És això el que voleu?”, els hauríem de respondre, com ho va fer Picasso: “No, sou vosaltres qui ho heu fet! Aquests són els veritables resultats de la vostra política!”
Slavoj Zizek. Violència

Por 15 pesetas, ordene de más a menos violentos los siguientes hechos:

a) Disparar una pelota de goma a un manifestante
b) Rociar con espray la gabardina de la diputada Tura
c) Gritar y obstaculizar el paso a la diputada Geli
d) Desahuciar a un parado estructural

A la vista de las reacciones a lo sucedido ayer a las puertas de la Ciutadella, diría que plantear el debate en estos términos, jugar con este acertijillo de tres al cuarto, es casi, casi, lo verdaderamente revolucionario.

Para algunos de nosotros es cada día más evidente que si existe una violencia subjetiva, que es incómoda, sucia y muy poco elegante, existe también otra, llámele objetiva, llámele sistémica, llámele económica, que si bien es menos pintoresca acaba teniendo peores consecuencias. Para la mayoría sin embargo, y ahí está el quid de la cuestión, esto de la violencia sistémica es una entelequia perroflautil, porque parece evidente que la violencia solo lo es cuando el agente de la misma se mancha las manos. Y un policía con la porra ensangrentada o un energúmeno lanzando botellines de agua es más de lo que puede soportar cualquier hijo de vecino mientras se come las lentejas ante el telediario. Ya pueden soltar más tarde que el Parlament prefiere cargarse el sistema sanitario catalán a plantarse ante los acreedores de la deuda pública, que el hijo de vecino desaprobará con contundencia, porque lo primero es lo primero, esas imágenes de escaramuzas callejeras tan poco elegantes cuando uno está mordiendo una morcilla. Luego ya si le da un ataque de colesterol y tiene que pagar asistencia privada, pues es un poco lo de menos.

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: